Consejos para alquilar tu propiedad

¿Quién tiene que pagar los suministros de vivienda de alquiler?

Autor: Marc Ortiga

Alquila tu vivienda con la máxima seguridad

Mejora la rentabilidad, despreocúpate de la gestión y mantén el control
Contactar

¿Quién tiene pagar los suministros en un alquiler? Aunque la ley es clara al respecto, no es menos cierto que propietario e inquilino podrían negociarlo.

  • ¿Quién debería ser el titular de la luz, el agua o el gas?
  • ¿Quién ha de pagar los consumos de los suministros?
  • ¿Qué pasa si mi inquilino deja de pagar los recibos?

Dependiendo de cómo lo hagas, te expondrás a unos riegos u otros, existiendo la posibilidad, incluso, de que el arrendatario te denuncie por coacción.

En este artículo, te contamos todo aquello que necesitas saber sobre suministros para que alquiles la vivienda con seguridad y obtengas el máximo rendimiento.

¿Quién debe dar de alta la luz, el agua y el gas en 2024?

Ninguna ley española regula quien debe asumir el alta de los suministros. Esta es la razón por la que dependerá de la voluntad de las partes.

A la práctica, el coste lo asume la persona que figure como titular del contrato de suministro, sin importar que sea el propietario de la vivienda o el inquilino.

¿Quién tiene que pagar los consumos de suministros según la ley?

De acuerdo con el artículo 20.3 de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), de haber contadores individuales, el coste será de cuenta del arrendatario.

Los gastos por servicios con que cuente la finca arrendada que se individualicen mediante aparatos contadores serán en todo caso de cuenta del arrendatario.

Artículo 20.3 de la LAU

Por lo tanto, el inquilino es el responsable legal de pagar los suministros de una vivienda, ahora bien, la legislación permite la libertad de pacto.

Lo normal es que el inquilino asuma los suministros y que el propietario se haga cargo, por poner un ejemplo, del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).

Sin embargo, así como el IBI podría ir a cuenta del arrendatario, los suministros podría pagarlos el arrendador: todo dependerá de lo que se acuerde.

Es importante apuntar que, a pesar de que los contratos estén a nombre del propietario, la obligación legal sigue recayendo sobre el inquilino.

Cómo gestionar los suministros en una vivienda de alquiler

Como hemos visto, la titularidad y pago de los suministros puede negociarse. He aquí el dilema: ¿a nombre de quién deben ir la luz, el agua y el gas?

La decisión determinará el tipo de relación que establecerás con el inquilino, el trabajo que supondrá la gestión y los riesgos a los que te expondrás.

Analizamos las opciones, sus ventajas y desventajas y cómo poner en práctica la opción que, basándonos en nuestra experiencia, es más inteligente.

Inquilino como titular de los suministros

En los contratos de vivienda habitual, cuya duración mínima es de 5 años, lo normal es que el inquilino sea el titular y responda de su propio consumo.

Esto también le brinda la libertad de elegir una compañía de luz o gas de su agrado, algo atractivo por las promociones que ofrecen estas empresas.

Si se produjera un impago, la compañía suministradora podría cortarle el suministro, registrarlo en un fichero de morosidad y emprender acciones legales.

Como propietario quedas libre de cualquier carga debido a que el responsable legal es el inquilino, a quien considerarán deudor por tener la titularidad.

Esto es lo que debes hacer:

Debes añadir una cláusula en el contrato de arrendamiento que obligue a cambiar la titularidad de los suministros y asumir el pago de sus consumos.

En ésta deberías ir más allá y especificar que las facturas de los consumos correspondientes a su estancia han de estar al corriente de pago.

En el caso de que haya que abonar un indebido del anterior arrendatario, necesitarás liquidar la deuda como condición necesaria para cambiar la titularidad.

Gracias a esta cláusula, si el inquilino incumple el contrato o no realiza el cambio de nombre, podrás resolver el contrato y penalizarlo mediante la fianza.

Propietario como titular de los suministros

El arrendador liquida los recibos de las suministradoras y se los remite al arrendatario para que se los abone. Esta opción entraña un riesgo a considerar.

Deberás pagar a pesar de que el inquilino haya dejado hacerlo, pues eres el titular del contrato y, por lo tanto, el responsable legal a ojos de la suministradora.

En este punto, puedes cometer un error.

Devolver los recibos o dar de baja los suministros es mala idea porque el arrendatario podría denunciarte por coaccionarlo para que abandone la vivienda.

En el peor de los casos, el inquilino permanece en el inmueble, deja a pagar la renta mensual y contrae una deuda cada vez mayor a razón de los consumos.

Es cierto que puedes demandarlo y recuperar la vivienda, pero serás tú quien deba responder por los consumos correspondientes a su arrendamiento.

¿Cuál es la mejor opción para los propietarios?

La opción más cómoda y segura es que la titularidad de los suministros la posea el inquilino, de forma que sea el responsable legal de su consumo.

Los propietarios que los mantienen a su nombre quedan expuestos ante un incumplimiento del contrato y tienen más trabajo de gestión.

De hecho, los grandes tenedores que apuestan por esta vía se ven en la necesidad de crear un equipo dedico a ello o subcontratar la gestión de alquiler.

En conclusión, lo más inteligente es que el arrendatario sea el titular e incluyas una cláusula que te proteja de haber un incumplimiento del contrato.

Problemas comunes: cómo resolverlos

El inquilino ha dado de baja los suministros

Si el inquilino ha dado de baja los suministros puedes penalizarlo con la cantidad económica que hayas previsto en la cláusula del contrato.

El inquilino no cambia la titularidad de los suministros

Si el inquilino no cambia la titularidad de los suministros a pesar de haberse comprometido por contrato, puedes finalizarlo por incumplimiento.

El inquilino deja una deuda de suministros

Por un lado, si inquilino deja una deuda de suministros y éstos estaban a su nombre, él será el responsable legal y el deudor a ojos de la suministradora.

Por otro lado, si estaban a tu nombre y dejó por abonar algunas de las facturas, puedes recuperar dicho importe haciendo uso de la fianza de alquiler.

Conclusión: la mejor forma de gestionar los suministros en un alquiler

Cuando alquilamos una vivienda, lo hacemos esperando un ingreso pasivo mensual que, para sorpresa de muchos, demanda más tiempo del esperado.

Los cambios de titularidad de los suministros, laqs reparaciones o tratar con los inquilinos son tareas que requieren una dedicación sostenida en el tiempo.

Si quieres que tu ingreso pasivo requiera menos de tu intervención, en bclever realty nos ocupamos mediante nuestro servicio de gestión de alquiler.

¿Necesitas ayuda?

Envía tu consulta a nuestro equipo de expertos
Enviar consulta

Autor: Marc Ortiga

Fundador y miembro del consejo de bclever realty. Marc defiende que el futuro de los servicios inmobiliarios no pasa por conectar a las personas entre sí, sino por optimizar el resultado de sus operaciones.