Consejos para alquilar tu propiedad

Propietario o inquilino: ¿quién paga el mantenimiento de la caldera?

Autor: Marc Ortiga

Alquila tu vivienda con la máxima seguridad

Mejora la rentabilidad, despreocúpate de la gestión y mantén el control
Contactar

Una de las dudas más frecuentes en una vivienda de alquiler llega con el mantenimiento de la caldera: ¿quién debe pagar la revisión o una reparación?

A menudo existen contratos de mantenimiento que cubren el gasto, pero podría darse el caso contrario, incurriéndose en un gasto cuyo importe podría ser importante.

Para obtener una respuesta, debemos consultar la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), cuyos artículos enuncian los deberes de propietario y el inquilino.

En este artículo, analizamos la normativa española a fin de despejar la duda y saber a quién corresponde por ley el mantenimiento o la reparación de la caldera.

Obligaciones del propietario

De acuerdo con el artículo 21 de la LAU, es obligación del propietario “conservar la vivienda en las condiciones de habitabilidad para servir al uso convenido”.

La reparación de la caldera se incluye entre las obligaciones del arrendador en tanto que es un elemento que afecta directamente a la habitabilidad del inmueble.

Sin embargo, podría darse el caso de que el desperfecto en la caldera se deba a un mal uso del inquilino, en ese caso la reparación deberá correr por su cuenta.

El mismo artículo detalla que el propietario no podrá la renta mensual, es decir, subir el precio del alquiler en un intento por repercutir el coste de la reparación.

Obligaciones del inquilino

El inquilino o arrendatario es el responsable de las pequeñas reparaciones que “exija el uso ordinario de la vivienda”, es decir, las ocasionadas por la vida cotidiana.

Estos desperfectos son de carácter menor y no afectan a la habitabilidad, al contrario de un problema en la caldera, que impide, por ejemplo, el uso de la calefacción.

Además, si el problema se ha producido al poco de firmar el contrato de alquiler, el malfuncionamiento de la caldera no puede atribuirse a su breve estancia.

No se le puede achacar, pues, la avería por falta de mantenimiento, pero sí un mal uso siempre y cuando pueda demostrarse, por ejemplo, con un informe técnico.

Entonces, ¿quién debe pagar la reparación de la caldera?

Cuando una caldera ha de repararse o sustituirse porque ha cumplido su vida útil, entonces serás tú como arrendador quien deba sufragar el coste.

Si como propietario no conservas la vivienda en condiciones de habitabilidad, tu inquilino podrá resolver el contrato apoyándose en su inhabitabilidad.

En cambio, si la avería es debida a una negligencia de los inquilinos y así puede demostrarse, el coste de la reparación deberá ser asumido por ellos.

En conclusión

Las pequeñas reparaciones son a menudo un tema controversia entre propietarios e inquilinos, sobre todo por lo abstracto que resulta el concepto.

Como propietario, afecta a la rentabilidad de tu inmueble de alquiler y, además, te obliga a invertir tiempo y dinero en la resolución de la avería.

Si deseas despreocuparte por completo de la gestión, desde bclever reatly nos encargamos de ella para que puedas dedicarte a lo que realmente quieres.

¿Necesitas ayuda?

Envía tu consulta a nuestro equipo de expertos
Enviar consulta

Autor: Marc Ortiga

Fundador y miembro del consejo de bclever realty. Marc defiende que el futuro de los servicios inmobiliarios no pasa por conectar a las personas entre sí, sino por optimizar el resultado de sus operaciones.