Consejos para vender tu propiedad

Vender o alquilar mi casa ¿Qué es mejor?

Autor: Marc Ortiga

Calcula el valor de tu vivienda

Tasación online gratuita en sólo 3 minutos
Valorar mi inmueble

¿Tu vivienda se ha quedado pequeña y has decidido buscar un hogar más grande? ¿Estás en proceso de heredar un piso?

Estas son las dos situaciones en las que nos planteamos el dilema de qué hacer con nuestro patrimonio: ¿vender o alquilar?

Cuando entrevistamos a propietarios, más de la mitad acaban cambiando de idea sobre qué conviene hacer con su patrimonio.

En este artículo, analizamos ambas opciones para que tomes una decisión inteligente. ¿Qué es mejor, vender o alquilar tu casa?

Vender tu casa

Vender es un trámite que imaginamos complejo y sujeto a la suerte. Existen muchas ideas preconcebidas sobre qué comporta vender:

  • Hay que publicar la vivienda en muchos portales
  • Tienes que ir detrás de los compradores
  • Debes atender innumerables visitas en casa
  • Las negociaciones son largas y pesadas

La verdad es que vender tu casa no es fácil, pero sí es simple. Lo mejor es aplicar el sentido común: en lugar de hacer más, haz menos y lo correcto.

Esto es lo que suele disuadirte de vender:

  • Desconocer el precio final por el que se venderá
  • El tiempo que suele durar la venta
  • El trabajo que comportará la venta

Puedes hacer mucho por reducir el tiempo y trabajo que supone vender: son prácticas que, además, facilitarán que vendas a un mejor precio.

A continuación, las repasamos.

Consejos clave para vender tu casa

Elige bien el precio de venta

La clave para vender es elegir el precio máximo que puedes defender. Si te pasas, quemarás la operación y, en consecuencia, venderás por debajo.

Discutir el precio con tu comprador es un error. Las personas no quieren comprar más barato, sino tener la seguridad de que lo hacen al mejor precio.

Si no se vende, puede deberse a que los compradores no se visualizan en tu casa por estar personalizada y, por lo tanto, no perciben su potencial.

Publica en un único portal

Todos los compradores te encuentran con un único anuncio. Cada día repasan todos los portales, luego no hace falta que estés en todos.

De hecho, cuando publicas tu inmueble en más de un portal inmobiliario con afán de llegar a más personas comunicas necesidad y urgencia.

Evita comunicar necesidad

Evita sembrar dudas sobre el valor de tu casa. No te tomes a pecho cuando tu comprador insinúe que hay cosas que están mal estado.

Sólo se trata de una manera de probar hasta qué punto necesitas vender. Tómatelo como lo que es, una señal de que tiene interés genuino.

De la misma manera, no les hagas correr diciendo que “hay una pareja interesada”. Esto delata que tienes necesidad y te urge vender pronto.

Cunado tu comprador perciba necesidad, trata de aprovecharse de tu situación para comprar al mejor precio, alargando así el proceso de venta.

Olvida colocar un cartel

Colocar un cartel es una gran publicidad para la agencia inmobiliaria, pero con él atraes a decenas de curiosos y tu timbre sonará a todas horas.

Lo mejor es que enseñes tu casa cuando a ti te vaya bien, haciendo que el comprador haga un pequeño esfuerzo para filtrar a no compradores.

Incluso puedes hacer un tour virtual previo a la visita presencial. Así conocerás a los compradores y podrás prepararte para la visita en el inmueble.

Ventajas de vender tu casa

Cuando vendes tu casa obtienes liquidez inmediata. Es la opción ideal si necesitas disponer del dinero, pero implica afrontar cierta incertidumbre.

Si vas a heredar una vivienda, hazlo por el importe al que puedas venderla. Eso te permitirá ahorrar impuestos por no haber un incremento patrimonial.

Desventajas de vender tu casa

Al final de cada periodo de inflación, inversiones como el oro dejan de ser interesantes en favor de la vivienda, que destaca por su estabilidad en el tiempo.

Disponer de patrimonio es mejor que tener liquidez. Vender una vivienda supone reducir lo primero en favor de lo segundo.

Alquilar tu casa

Alquilar el inmueble proporciona un flujo de ingresos recurrente, sin embargo, solemos descartarlo por miedo a que suceda una de estas situaciones:

  • Que el inmueble no se alquile
  • Que el inquilino genere mucho trabajo
  • Que el inquilino deje de pagarte
  • Que el piso no se conserve en buen estado

Si tu idea es alquilar y te preocupan los factores anteriores, hay prácticas que puedes poner en marcha para minimizar los riesgos inherentes.

Consejos para alquilar tu casa

Encuentra el inquilino ideal

Es importante encontrar el precio máximo que un buen inquilino esté dispuesto a pagar. Si cruzas la línea, atraerás a perfiles que no te interesan:

  1. Personas rechazadas por otros propietarios
  2. Personas con urgencia por encontrar casa

El primero no te interesa porque lo han descartado muchos propietarios, así que lo más probable es que no quieras establecer una relación comercial.

El segundo tampoco te encaja porque lo alquilará para no quedarse en la calle y, mientras tanto, buscará algo que se ajuste a tus necesidades.

Haz un estudio de viabilidad

A parte de encontrar a una persona que no figure en ningún registro de morosidad y pueda pagar el alquiler, debes hacer un estudio de viabilidad.

Investiga si es una persona que haya prosperado en distintos escenarios económicos. Si ya lo ha hecho en el pasado, es muy probable que siga así.

Los seguros de alquiler son buena idea, pero están pensados para protegerte de aquellos perfiles que dejan de pagar y se quedan a vivir.

Es decir, no te cubre frente a quien dejan a deber un mes y causan un deterioro importante. Solo cubre desperfectos si son actos vandálicos.

La moreleja es que, si no quieres descubrir hasta dónde te cubre la aseguradora, es crucial que elijas bien a tu inquilino para evitar problemas.

Considera sus valores

Elige a un inquilino para el que el hogar ocupe una posición elevada en su escala de valores, así procurará que tu casa esté bien cuidada.

Este tipo de arrendatarios son más exigentes, ahora bien, si son coherentes y tienen expectativas razonables, te generarán menos trabajo.

¿Cómo reconocerlos? Porque te harán muchas preguntas.

Ventajas de alquila tu casa

Alquilando tu casa conservas tu patrimonio, por lo que tu inmueble se convierte en un activo que, bien gestionado, genera dinero mensualmente.

Mientras que con tus ahorros en el banco perderás poder adquisitivo, esto no tiene por qué suceder si has invertido en bienes inmuebles.

Por supuesto, puede haber correcciones en el mercado, pero no tienen por qué afectarte en exceso si tu estrategia es a largo plazo.

Desventajas de alquilar tu casa

Lo más atractivo de alquilar tu casa es su desventaja, su escasa volatilidad. Eso significa que no te enriquecerás de la noche a la mañana.

Si tu estrategia es a corto plazo y quieres alquilar y vender en pocos años, debes saber que perderás dinero si el mercado se mueve hacia abajo.

Otra desventaja es que tendrás que dedicar tiempo a tu activo atendiendo a las necesidades de tu inquilino y a la comunidad de vecinos.

[divi_library_layout id=”3778″]

¿Qué es mejor, vender o alquilar tu casa?

Como has podido ver, no existe una opción perfecta, sino que su idoneidad dependerá de tus circunstancias y si la visión es a corto o largo plazo.

Disponer de patrimonio, y por lo tanto alquilar tu casa, es buena idea si consideras que el sistema de pensiones actual no se sostendrá en el futuro.

Tanto si te decantas por vender tu casa como por alquilarla, en bclever realty te ayudaremos para que tomes una decisión inteligente.

¿Necesitas ayuda?

Envía tu consulta a nuestro equipo de expertos
Enviar consulta

Autor: Marc Ortiga

Fundador y miembro del consejo de bclever realty. Marc defiende que el futuro de los servicios inmobiliarios no pasa por conectar a las personas entre sí, sino por optimizar el resultado de sus operaciones.