Consejos para vender tu propiedad

¿Qué es el Home Staging? Beneficios y técnicas para vender más rápido

Autor: Marc Ortiga

Calcula el valor de tu vivienda

Tasación online gratuita en sólo 3 minutos
Valorar mi inmueble

En los últimos años, el home staging se ha convertido en una disciplina con la que vender tu inmueble en menos tiempo y por más dinero.

Sin embargo, es muy fácil aplicarla incorrectamente y perjudicar la venta. De hecho, los portales inmobiliarios están repletos de malas prácticas.

En este artículo, analizamos cómo puede ayudarte el home staging a fin de que consigas el mejor resultado en la venta de tu inmueble.

¿Qué es el home staging?

El home staging es un conjunto de técnicas cuyo objetivo es incrementar el atractivo de un inmueble a ojos de los potenciales compradores.

No es un simple lavado de cara: el home staging sanea, despersonaliza y decora después de llevar a cabo un minucioso estudio.

Se dice que su aplicación consigue que tu contraparte se quede sin argumentos con los que rebatir el precio, maximizando tu beneficio.

¿De dónde viene el home staging?

Si bien se desconoce quién fue la primera persona en preparar los inmuebles, sí sabemos que fue Bárbara Schwarz quien acuñó el término “home staging”.

La estadounidense, que había empezado a trabajar como agente inmobiliario en los 70, percibió la necesidad de preparar los inmuebles antes de enseñarlos.

Durante la crisis inmobiliaria de los años 2000, el servicio de home staging comenzó a profesionalizarse. No fue una mera casualidad, sino una necesidad.

¿Sabías que son muy pocas las personas capaces de ver el potencial de tu casa o proyectarse en ella?

A la mayoría de las personas les cuesta imaginarse viviendo en una casa personalizada y, por lo tanto, percibir su potencial. Este es un mal punto de partida.

El resultado de la venta depende de:

  1. Convencer a tu comprador del valor de tu casa
  2. Conseguir que esté dispuesto a pagarlo

El home staging consigue lo primero y facilita lo segundo despersonalizando tu hogar y convirtiéndolo en un espacio neutro en el que es más fácil proyectarse.

Su valor reside en crear una experiencia memorable que deja un buen sabor de boca en tus potenciales compradores, siempre y cuando se aplique bien.

Beneficios del home staging

De acuerdo con la Escuela Madrileña de Decoración, la aplicación del home staging conlleva las siguientes ventajas demostradas estadísticamente:

Mejora la imagen del inmueble

Aplicar los principios básicos del home staging supone trabajar tu vivienda para que esté limpie, cuidada y lista para que se pueda entrar a vivir.

Según la Real Estate Staging Association, el 63% de las personas están dispuestas a pagar más por una casa a la que se puedan mudar inmediatamente.

Todo ello redunda en una mejora de su imagen, consiguiendo que destaque en los portales inmobiliarios y atraiga a más personas interesadas.

Esto conlleva el reto de tratar con más compradores y procesarlos correctamente para conseguir el mejor resultado en tu operación inmobiliaria.

Reduce el tiempo de venta

En tanto que aumenta el atractivo del inmueble, se reduce el tiempo que requiere la venta. Así, la operación se cierra con menos tiempo y esfuerzo.

Los datos de la Asociación de Home Staging de España establecen que el tiempo promedio de venta de un inmueble preparado es de 38 días.

Incrementa el precio de venta

Las viviendas trabajadas desde el home staging suelen tener más demanda porque muestran un ambiente neutro en el que los compradores se visualizan.

No se trata de hacer una gran inversión en tu casa antes de ponerla a la venta, sino de prepararla para que muestre la mejor versión de sí misma.

5 técnicas infalibles para aumentar el precio de tu inmueble

1. Despersonaliza

Retira fotografías personales, recuerdos y la decoración excesiva. Tu casa debe proyectar un ambiente neutro para que el comprador se visualice en ella.

De esta manera, conseguirás que tus visitantes, en lugar de recorrer la casa mudos, hablen de dónde y cómo colocarían sus objetivos favoritos.

Si no vives en el inmueble, retira tus objetos personales. Así adelantarás trabajo y tu comprador podrá comprobar su estado y capacidad de almacenamiento.

En el caso de que vivas en la casa, reorganiza cajones y armarios para dar cabida a todo aquello que no sea absolutamente imprescindible en tu día a día.

Por último, evita caer en el error de poner la mesa, colocar muebles de cartón o comprar flores. Una buena preparación pasa totalmente inadvertida.

2. Potencia

A tu comprador no le vas a vender la moto. ¿Qué significa esto?

Tu comprador lleva meses peinando los portales inmobiliarios. Así ha aprendido a descifrar la información que los anuncios revelan involuntariamente.

Cuando un inmueble aparece como “ha bajado de precio”, percibe urgencia y necesidad y, lejos de correr, se espera o aprovecha para ofertar a la baja.

Esto es lo mismo que pasa cuando nota que te has tomado muchas molestias preparando tu casa. Lo que piensa entonces es, “¿qué me quieren vender?”.

La conclusión es que menos es más.

3. Mantén

Lo que en tu cabeza son cientos de euros, son miles para tu comprador. Restar las reparaciones pendientes del precio de venta es mala idea.

Es importante que repares los desperfectos. Si no deseas hacerlo, solicita un presupuesto de reparación debidamente sellado por una empresa.

Esto conseguirá que tu cliente cambie de parecer, pasando de “me interesa, pero hay que invertir mucho dinero” a “vale, me interesa”.

Por ejemplo, aprovecha y revisa lo siguiente:

  • Las persianas completan su recorrido sin hacer ruido
  • No hay manchas ni golpes en las paredes
  • Cambia las gomas de la mampara si están amarillentas
  • Renueva las juntas de los alicatados si es necesario

La relación coste beneficio de estas pequeñas reparaciones es excelente. Una vez que hayas hecho el mantenimiento, pasamos con el saneamiento.

4. Sanea

Limpia y limpia sobre limpio.

No olvides las juntas de las baldosas, las guías de las ventanas, los interruptores y cualquier superficie que sea susceptible de estar más limpia.

El objetivo no es exhibir la gran limpieza que has hecho, sino enviar el mensaje de que has cuidado y mantenido tu inmueble a la perfección.

Es más importante de lo que parece, pues si lo que se ve está en buenas condiciones, tu comprador pensará que también lo está lo que no ve.

5. Cuida el olor

El olfato es el sentido más irracional y el que más peso tiene en la toma de decisiones. Si tu comprador detecta un olor desagradable, perderá el interés.

No importa cómo de bien esté tu casa, piso o local comercial. Cada inmueble tiene un olor particular que, cuando nos acostumbramos, pasa desapercibido.

Reducirlo es muy sencillo. Lava los tejidos, ventila con frecuencia durante el periodo de venta y, sobre todo, hazlo antes de recibir visitas.

[divi_library_layout id=”3773″]

Alquilar en lugar de vender

Hasta ahora, nos hemos centrado en cómo el home staging puede ayudarte en la venta de tu vivienda. Sin embargo, ¿has pensado en aquilarla?

Si tienes dudas sobre cuál es la mejor decisión dada tu situación, te invitamos a leer la guía para saber si es mejor vender o alquilar tu inmueble.

En conclusión

Como hemos visto, el home staging consiste en mostrar la mejor cara de tu inmueble, lo cual no significa sobrecargarlo o decorarlo.

En este caso se cumple el aforismo: menos es más. Una pequeña inversión en la preparación supondrá un gran cambio en la venta.

En cualquier caso, el siguiente reto que te depara la venta es saber cómo negociar el precio de tu vivienda frente a tus compradores.

¿Necesitas ayuda?

Envía tu consulta a nuestro equipo de expertos
Enviar consulta

Autor: Marc Ortiga

Fundador y miembro del consejo de bclever realty. Marc defiende que el futuro de los servicios inmobiliarios no pasa por conectar a las personas entre sí, sino por optimizar el resultado de sus operaciones.