Consejos para alquilar tu propiedad

Contrato verbal de alquiler de vivienda: ¿vale la pena?

Autor: Marc Ortiga

Alquila tu vivienda con la máxima seguridad

Mejora la rentabilidad, despreocúpate de la gestión y mantén el control
Contactar

Un contrato verbal de alquiler es una opción atractiva cuando quieres alquilar tu vivienda a una persona de confianza, sin embargo, entraña un gran riesgo.

  • ¿Es legal un contrato de palabra?
  • ¿Qué riesgos supone para los propietarios?
  • ¿Cómo demostrar su validez?

A continuación, analizamos la validez legal de un contrato de arrendamiento en España, las ventajas y desventajas y cómo puedes demostrar su existencia.

¿Qué es un contrato verbal o contrato de palabra?

Un contrato verbal, como su propio nombre indica, es un acuerdo no escrito que sienta los términos y condiciones entre las partes, el arrendador y el arrendatario.

Que sea de palabra podría llevarnos a pensar que carece de validez legal, ahora bien, la legislación española regula los contratos, sin importar que sean verbales.

Validez legal de un contrato verbal según el código civil

Lejos de lo que pueda parecer, un contrato verbal es legal si se cumplen ciertos requisitos. Así lo establece el artículo 1278 del Código Civil español:

Los contratos serán obligatorios, cualquiera que sea la forma en que se hayan celebrado, siempre que en ellos concurran las condiciones esenciales para su validez.

Artículo 1278 del Código Civil

Los términos esenciales son los siguientes:

  • Existe el consentimiento de las partes -propietario e inquilino-
  • El contrato tiene un objeto -el alquiler-
  • Ambas partes aceptan los términos y condiciones
  • Una parte recibe un bien o servicio y la otra una numeración

Otra norma de interés es la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), que en su artículo 37 abre la puerta a que el arrendamiento se formalice verbalmente:

Las partes podrán compelerse recíprocamente a la formalización por escrito del contrato de arrendamiento.

Artículo 37 de la LAU

Es importante indicar que la ausencia de contrato escrito no te exime de cumplir la ley, de la misma manera que protege tus derechos previstos por la normativa.

¿Es recomendable alquilar una vivienda verbalmente?

A decir verdad, un contrato verbal de alquiler es atractivo por su agilidad y rapidez. Puede que te lo plantees cuando el inquilino es una persona de confianza.

Sin embargo, es un formato que genera incertidumbre en ambos bandos, pues los términos pueden interpretarse libremente y ser una causa de disputa.

La persona en la que confiabas podría negar o bien que hubo un contrato verbal o bien que aceptó las condiciones que, con el tiempo, se ha negado a cumplir.

Así las cosas, que un contrato de palabra sea legal está lejos de significar que sea recomendable, sobre todo cuando está en juego tu patrimonio personal.

Un contrato escrito proporciona seguridad jurídica y certidumbre a las partes, dicho de otra manera, es la mejor manera de proteger los intereses de ambos.

Cómo demostrar la validez de un contrato de alquiler verbal

Cuando sucede un desencuentro y es tu palabra contra la de tu inquilino, la vía legal te permite demostrar la existencia del contrato verbal de esta manera:

Presentar testigos

Si en el momento en que se formalizó el contrato verbal había un testigo, puedes solicitar que testifique a fin de avalar su existencia y condiciones.

Presentar actos

Que el contrato se haya desarrollado significa, por ejemplo, que has recibido una remuneración mensual que demuestra la existencia de un acuerdo.

Presentar de documentación

De la misma manera que tu inquilino ha pagado el alquiler, es probable que os hayáis cruzado correos electrónicos o mensajes que evidencien la relación.

Por esta razón, te recomendamos que siempre mantengas la comunicación por escrito con tu inquilino. Requiere más tiempo, pero evita malentendidos.

En conclusión: ¿vale la pena hacer un contrato verbal para una vivienda de alquiler?

En resumen, si bien es legal alquilar un inmueble verbalmente, es una opción poco recomendable por la incertidumbre y problemas que puede ocasionar.

Te recomendamos que lo formalicéis por escrito y, en el caso de que tengas dudas, pidas ayuda a un asesor inmobiliario para blindar al máximo la operación.

¿Necesitas ayuda?

Envía tu consulta a nuestro equipo de expertos
Enviar consulta

Autor: Marc Ortiga

Fundador y miembro del consejo de bclever realty. Marc defiende que el futuro de los servicios inmobiliarios no pasa por conectar a las personas entre sí, sino por optimizar el resultado de sus operaciones.