Consejos para vender tu propiedad

Cómo comunicar a tu inquilino que vendes la vivienda

Autor: Marc Ortiga

Calcula el valor de tu vivienda

Tasación online gratuita en sólo 3 minutos
Valorar mi inmueble

Cuando decides vender un inmueble alquilado, la ley te obliga a comunicar a tu inquilino tanto tu intención como las características de la operación.

En este artículo, te contamos todo lo que tienes que saber para no incurrir en una ilegalidad y agilizar la venta de la vivienda lo máximo posible.

¿Es obligatorio informar a tu inquilino de la venta?

La obligatoriedad de informar a tu inquilino de la venta de la vivienda y sus condiciones la establece el derecho de tanteo y retracto.

De esta manera, el arrendador informará al arrendatario a fin de ejerza o desista de su derecho de compra preferente sobre un tercer comprador.

En cualquier caso, es importante repasar el contrato de arrendamiento: en él podría haber una cláusula por el que haya renunciado con la firma.

Incluso en esta situación deberás informarle de la venta, ahora bien, solo a efecto de notificación y sin ser necesario incluir los datos de la operación.

Cómo comunicar a tu inquilino la venta del inmueble

De entre todas las posibles, la mejor forma de hacerlo es mediante un burofax, de esta manera se enviará con carácter urgente y con acuse de recibo.

Esto es importante porque tu inquilino tiene un plazo de 30 días naturales a contar desde el día siguiente en que haya recibido la comunicación.

De no contestar en esta ventana de tiempo, se considerará que desiste a su derecho de tanteo y, por lo tanto, podrás vender el inmueble a un tercero.

En conclusión: claves del proceso

Tan importante como informar al inquilino es poner sobre aviso a los posibles compradores, es otra de las obligaciones que tienes como propietario.

Esto es de capital importancia, ya que el contrato de arrendamiento continuará vigente a pesar de que haya cambiado la titularidad de la vivienda.

Otra de las situaciones comunes es que el arrendador y el arrendatario negocien una indemnización por tal de que el segundo abandone el inmueble.

La venta en estos casos puede complicarse, pues el inquilino tiene por ley la potestad de negarse a que se hagan visitas sin con consentimiento expreso.

Por todo lo anterior, es normal que los compradores de viviendas alquiladas sean particulares u empresas que quieren invertir en el mercado inmobiliario.

¿Necesitas ayuda?

Envía tu consulta a nuestro equipo de expertos
Enviar consulta

Autor: Marc Ortiga

Fundador y miembro del consejo de bclever realty. Marc defiende que el futuro de los servicios inmobiliarios no pasa por conectar a las personas entre sí, sino por optimizar el resultado de sus operaciones.