Consejos para alquilar tu propiedad

Arrendador y arrendatario, ¿quién es quién? Definición y diferencias

Autor: Marc Ortiga

Alquila tu vivienda con la máxima seguridad

Mejora la rentabilidad, despreocúpate de la gestión y mantén el control
Contactar

Cuando buscamos información sobre viviendas de alquiler encontramos terminología propia del sector que puede resultar confusa a los menos entendidos.

Este es el caso de “arrendador” y “arrendatario”, dos de las figuras clave del arrendamiento de un inmueble cuyo uso está ampliamente extendido.

En este artículo, analizamos el significado de estas palabras por tal de que aprendas a diferenciarlas cuando te enfrentes, por ejemplo, a un contrato de alquiler.

La diferencia entre arrendador y arrendatario

¿Quién es el arrendador? Significado

El arrendador es el propietario, quien cede de forma temporal el uso y disfrute de un inmueble mediante un contrato de alquiler pactado con el arrendatario.

Desde un punto de vista jurídico, el contrato es la herramienta que satisface el derecho del inquilino de acceso a una vivienda digna, como señala la constitución.

¿Quién es el arrendatario? Significado

El arrendatario es el inquilino del inmueble, quien tendrá el uso y disfrute de la vivienda gracias al contrato de arrendamiento firmado con el arrendador.

La contraprestación es la renta mensual que el inquilino abonará al arrendador cada mes en concepto de alquiler, cuyo pago pactarán cómo debe efectuarse.

En conclusión: ¿quién es quién?

A pesar de que resultan términos confusos por su semejanza, el arrendador y el arrendatario son las dos caras de la misma moneda en el alquiler de inmuebles.

  • El arrendador es el propietario
  • El arrendatario es el inquilino

Si necesitas más información sobre el alquiler de viviendas, te recomendamos los contenidos que publicamos semanalmente en el blog de bclever realty.

¿Necesitas ayuda?

Envía tu consulta a nuestro equipo de expertos
Enviar consulta

Autor: Marc Ortiga

Fundador y miembro del consejo de bclever realty. Marc defiende que el futuro de los servicios inmobiliarios no pasa por conectar a las personas entre sí, sino por optimizar el resultado de sus operaciones.